domingo, 21 de noviembre de 2010

Reencontrarse con Gantz (1)


Ayer me llevé una buena sorpresa. Resulta que en algunas bibliotecas tienen tomos de Gantz. Yo iba buscando un diccionario pero de pronto me he visto sin quererlo en la zona comics y han aparecido por allí unos cuantos tomos de la conocida serie de Hiroya Oku. Bastantes destrozados por el maltrato y el tiempo les he echado un ojo y recordé que me había quedado en la 2nd Phase justo tras la saga de Nurarihyon. Releerse esa saga no tiene precio, es por ahora el espectáculo más dantesco que ha parido la mente enferma de Oku, una barbaridad tras otra que no te puede dejar indiferente. Este hecho imprevisto me ha creado cierto interés por ponerme al día con la serie (aparcada hace bastantes meses) pero también a analizar (si se puede) este seinen un poco por encima, cosa que no había hecho hasta ahora en el blog.

Como decía, Gantz ha irrumpido de nuevo en mi vida. La dejé hace bastantes meses por simple y pura extenuación. No es que la serie me aburra o que haya degenerado en bodrio insufrible sino que Gantz, como con alguna otra serie, hay que saber racionársela. Su punto de partida sugerente y con grandes reminiscencias sci-fi da paso a un espectáculo visual donde prima el gore, la sangre, la violencia, el sexo y todo lo que no recomendaríais a vuestro primo/a de 5 años. Una barbarie tras otra que se engloba en lo que parece un juego generado por una bola negra (con un tío en estado vegetativo dentro) incrustada en una habitación. Cuando la bola reclama a los “Gantzers”, una misión comienza y sálvese quien pueda. Además, Oku tonto no es y sabe que solo el juego no es suficiente para disfrutar esta serie, tiene que haber unos trofeos que traducidos a decisiones trascendentales hagan que la cosa tenga un interés por lo futurible y venidero. Esto es Gantz, el mayor festival de locura del comic japonés.

Los pros y contras de esta serie sería difícil resumirlos pero en el fondo (como casi todo) se podría concretar en sus formas narrativas, su estilo de dibujo y su ritmo. Uno de los mayores inconvenientes de Gantz (y que ya comentaba al inicio) es que llega un momento en que aturulla, te noquea la mente ver personajes de toda clase y condición pegando tiros a aliens horrendos por salvar el pellejo. Su repetición de esquema, su casi inexistente avance de la trama y unos personajes demasiado tipificados no ayudan a amarla y respetarla. Tampoco ayuda el dibujo de Hiroya, autor de la escuela de “una o dos viñetas por hoja” que acaba con amplios porcentajes de capítulos vacíos donde lo máximo que pasa es ver a Katou sudar y algún alien berrear. Pero el éxito de Gantz y por lo que muchos aún la seguimos es porque juega con nuestra naturaleza más animal. Hiroya Oku juega con los instintos más básicos donde el miedo, el dolor y la angustia son los protagonistas principales. Todo eso llevado al extremo provoca en el lector curiosidad y las preguntas salen solas: “¿tendrá esperanza aquel personaje?, ¿qué hará el más débil?, ¿luchará por sobrevivir?, ¿se sacrificará?...” Eso es Gantz en el fondo, una sucesión de locuras que nos genera un cierto morbo más allá de grandes dibujos (Oku se desenvuelve más que bien) y grandes personajes.

En fin, tras el enfrentamiento en Osaka (la saga más brutal por ahora) me dispongo a leer la de la Fontana di Trevi. Retomo de nuevo Gantz, así que ya os contaré que tal mi nueva andadura con los Gantzers, los vampiros y los alien. Habrá lo de siempre pero eso no es malo porque en el fondo es lo que le pedimos a la serie, lo de siempre.

Salu2!

PD: ¿Será el Oso Panda el final boss? Sería el cliffhanger definitivo xD

2 comentarios:

otacon-san dijo...

Cualquier día de estos haré lo propio y me reencontraré con ella: me leí, pongamos, 20 tomos del tirón una vez en casa de Y&Y y ahí me quedé xD Seguro que por BCN también está en alguna biblio!

Xesu dijo...

Biblios con manga al poder xDDD ¿20 tomos del tirón? Joer, eso son palabras mayores jeje. La verdad es que se lee bastante rápido y encima vicia bastante. Me acabo de terminar la Fontana di Trevi y ha sido brutalica. Es muy corta pero intensa como suele ser habitual xD

Un saludo ota! ;)